Ford Puma ST: un SUV con 200 cv de pura diversión

Con el “botón mágico” podemos seleccionar el modo de conducción Track con el que las sensaciones están aseguradas

Si hacemos caso a la estética, solo con echarle un vistazo, a primera vista nos damos cuenta de que estamos ante un SUV totalmente distinto y que no nos va a dejar indiferentes.

Las premisas que teníamos ante la prueba del Ford Puma eran bastante buenas. Podríamos definirlo como el hermano mayor del Fiesta. Y si recordamos al Fiesta ST, uno de nuestros deportivos favoritos para usarlo en el día a día, el Puma no podría ser menos.

Utiliza la misma plataforma que su hermano pequeño pero el resultado final es bien distinto, con una carrocería más grande, más alta y lógicamente algo más pesada. Son muchas y variopintas las descripciones que podemos encontrar en la red de todo el que se pone a los mandos del Puma St: “.el SUV más cachondo del mercado…”; “…el SUV más aspiracional…”;”… el SUV más divertido y al alcance de los mortales…”. Con esto, las expectativas son muy buenas,,,

ESPECTATIVAS CONFIRMADAS

Ford sabe elegir muy bien los colores de guerra de sus coches más llamativos. El Puma ST no podía ser menos y un verde metalizado, denominado Verde Mean es el primer síntoma que nos dice que estamos ante una “cosa diferente”.

Para los neófitos en la materia este Puma podría parecer uno más. Pero si nos fijamos bien, esta versión ST saca pecho y, además presume de ello. En la vista frontal encontramos las primeras diferencias con una parrilla central exclusiva, con entramado abierto y un paragolpes más prominente y marcado. Los últimos detalles Racing en esta vista los tenemos con un splitter con el que se gana cerca de un 80% más de carga aerodinámica en el tren delantero adornado con el logotipo de FORD PERFORMANCE.

La vista lateral no hace otra cosa que incrementar la imagen deportiva del ST. Unas impresionantes llantas de aleación firmadas por Magnetite de 19 pulgadas con unos especiales zapatos en medidas 225/40-19 y que esconden unas llamativas y efectivas pinzas de freno acabadas en color rojo le dan el toque definitivo.

Acompaña a este toque “cool” y diferente las carcasas de los espejos y el alerón trasero acabados en negro, junto con la doble salida de escape por el lateral derecho (salida real, no decorativa).

Las medidas externas del Puma ST son las siguientes: 4,23 metros de largo, 1,80 metros de ancho y. 1,53 metros de alto. La batalla llega hasta los 2,588 metros mientras que las medidas de anchura de vías son 1.565 metros la delantera y 1,518 metros la trasera.

Para terminar y antes de meternos en su interior, el maletero supera ligeramente los 450 litros y puede llegar hasta los 1.216 con los asientos totalmente abatidos, pudiendo elegir también la combinación 60/40 para su mejor aprovechamiento. La sorpresa la encontramos con un cajón en el doble fondo de 80 litros en el que podemos meter todo tipo de objetos, aunque estén sucios, asegurándonos que no entran en contacto con la superficie convencional y que como dato positivo hay que decir que es totalmente lavable.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

INTERIOR

Un coche con esta estética exterior anteriormente comentada, tiene que tener un interior acorde con ella. Si cerráramos lo ojos y nos sentáramos directamente en sus fabulosos asientos deportivos firmados por RECARO, fácilmente podríamos pensar que estamos ante un coche de carreras. Son unos “tipo baquet” de corte muy deportivo, duros como tienen que ser e ideales para personas medias, 1,75 metros de altura y entre 70-85 kg. Si eres más grande… tal vez se queden algo estrechos.  Acabados en alcántara y piel con el logotipo de ST bajo los cabezales, tienen multitud de reglajes eléctricos para conseguir la posición idónea de forma rápida y fácil.

No podía ser de otra forma y el volante también es específico ST y con tacto y diseño deportivo con todos los botones y distribución a la que Ford nos tiene acostumbrados. No existen levas ya que dispone de una bonita y atractiva palanca para el cambio manual de su transmisión de 6 velocidades a juego con la palanca convencional del freno de mano. Tal vez este guiño “al pasado” quitando el botón de freno eléctrico sea una invitación a hacer uso de ella en una conducción deportiva.

En cuanto al cuadro de relojes, es totalmente digital y el Puma ST dispone de una pantalla TFT de 12,3 pulgadas de alta resolución con una gran definición con una animación del puma, animal que da nombre al modelo.

Disponemos del “botón mágico” con el que podemos seleccionar los modos de conducción, que son Normal, Sport, Eco y Track. Como es habitual cambiar diversos parámetros de tarados de dirección y suspensión, así como cambios en el mapa del motor que modifica su comportamiento. En el modo Track, o circuito, cambia también la información, una decoración algo más agresiva y deportiva unido a un indicador de cambio de marca al más puro estilo de los coches de carreras.

La consola central está presidida por una pantalla táctil de 8 pulgadas con los sistemas Android Auto y Apple CarPlay y diversas funcionalidades del Puma. Los mandos de climatización están confiados al sistema “físico” de toda la vida.

Las plazas delanteras tienen espacio más que suficiente para viajar con comodidad y sin apreturas, mientras que las traseras son algo más escasas. En altura no hay problemas, pero en longitud y anchura la cosa es distinta. Ideal para 4 plazas, la 5 es excesivamente escasa.

CORAZON FELINO

Nada más arrancarlo, nuestros pabellones auriculares van a recibir frecuencias nada comunes. Su tono en frio es poderoso y no hay ninguna duda ante lo que tenemos delante: un auténtico deportivo. Cuando el coche ha alcanzado su temperatura de uso, este sonido se suaviza, pero gracias a una válvula que equipa su línea de escape que podemos activar variando el modo de conducción.

200 CV son suficientes para ofrecer una respuesta intensa y con fuerza, algo lógico y esperado. Superado el medio régimen, el sonido y las sensaciones rápidamente te hacen olvidar que se trata de un propulsor de tan solo 1.5 litros y catapultarte hasta los 100 km/hora en poco más de 6,5 segundos.

La caja de cambios manual de 6 velocidades, con tacto duro y muy poco recorrido recuerda a la de un coche de carreras y es una auténtica delicia subir y bajar velocidades, ofreciendo el protagonismo necesario al conductor para estar siempre en la “zona buena”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Las sensaciones a la hora de conducir no son las de un SUV. Es mucho más ágil y aporta muchas más sensaciones que estos coches familiares. La suspensión es lo suficientemente firme como para evitar extraños balanceos y al mismo tiempo no se nota cualquier rugosidad que nos podamos encontrar en la carretera. Gracias a su autoblocante, la salida de las curvas es muy buena y no notamos acumulaciones de inercias en ningún momento y tan solo comentar que la dirección es muy directa y necesita un pequeño tiempo de adaptación hasta poder sacarle el máximo partido.

Como he comentado algo más arriba, es capaz de llegar a los 100 en poco más de 6,5 segundos, pasa de 80 a 120 km/hora en tercera velocidad en 4,5 segundos y la velocidad máxima declarada es de 220 km/hora. En nuestra prueba, el consumo medio se ha quedado por debajo de los 7 litros cada 100 km.

Podemos resumir este coche de forma muy fácil. Si te gustan las sensaciones, viajas solo con dos pasajeros detrás, te gusta la estética de “Ford Performance” y necesitas el maletero de un SUV, el ST puede ser tu coche. Eso sí, no olvides que el Puma ST es un coche en el que priman las prestaciones, con lo que esto conlleva.

You may also like...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: