Opel Corsa-e: la “luz” llega al exitoso Corsa

La luz ha llegado a Opel. Pero no nos confundamos. En la historia de Opel, este Opel Corsa no es el primero que sale a la calle movido por un motor eléctrico. En 1968 Opel presentó el Kadett Stir-Lec 1, al que rápidamente siguieron otros como el Opel Elektro-GT de 1971 o, más recientemente, los Opel HydroGen3 e HydroGen4. Por esta razón no podemos decir que es un “combustible” nuevo para Opel.

En cambio si es nuevo para muchos de nosotros la utilización de un coche totalmente eléctrico. Nos va a costar mucho cambiar el chip y tenemos que tener muy claras cuales son nuestras necesidades de movimiento y las posibilidades que tenemos de repostar.

Podemos poner un ejemplo. Una persona que viva en Guadalajara y que tenga que ir trabajar todos los días a Alcobendas a trabajar puede ser el candidato ideal para este coche. Hablando solo del tema de movilidad.

Ahora hablamos del tema de cargar las baterías. Igual tiene suerte y en las inmediaciones de su trabajo o en su trabajo existe la posibilidad de cargar, entonces no hay problema, ya que tenemos una autonomía de unos 250-300 kilometros… siempre en las mejores condiciones de conducción.

Pero claro, no todo el mundo tiene la posibilidad de tener una plaza de garaje con cargador en su trabajo. Entonces, la tiene que tener en su casa. Si es una casa individual no tiene problema, pero si es colectiva, tampoco debería tenerlo pero siempre es más complicado y puede tener encontrar algún que otro inconveniente. Desgraciadamente, en Guadalajara tan solo hay un punto de recarga público en el parking de El Corte Ingles.

Resumiendo, es un coche urbano con desplazamientos asegurados de hasta 80-100 kilometros de casa. Si estas son nuestras necesidades y tenemos la posibilidad de la recarga, sin duda el Opel Corsa E puede ser nuestro “compañero de trabajo”.

La pregunta que todos los que nos han visto haciendo la prueba del Corsa E es, ¿y si me voy de viaje con él? Pues esa es la incognita.

En un viaje Guadalajara – Valencia, en el que superamos claramente los 300 kilómetros debemos planificarlo muy bien ya que a mitad de recorrido debemos repostar si queremos llegar con garantías a nuestro destino. No nos va a ser difícil encontrar puntos para hacerlo pero, el problema será que tal vez no estemos solos. Es decir, que igual tenemos algún otro “eléctrico” por delante y tendremos que esperar algo más de lo que nos gustaría.

Esto puede ser un hándicap si viajamos con asiduidad. Pero si lo vamos a hacer un par de veces al año, tampoco sería mucho problema con, como hemos dicho, una buena planificación.

Igual que encontramos esta “pega”  y la comentamos, para ser justos, debemos decir que éste no es el hábitat natural del Corsa E. Su punto fuerte es el tráfico urbano y los desplazamiento hasta 80-100 kilómetros desde casa. Hasta esa distancia, si no hacemos el “bruto” con el pie derecho y circulamos con cabeza, el Corsa E es nuestro mejor aliado.

EN DETALLE

Casi 40 años después de la primera aparición del Opel Corsa, este Corsa E del siglo XXI seguro que va a seguir siendo un puntal importante en la estrategia de ventas de la marca alemana. El ciudadano por naturaleza de Opel, se “electrifica” con un potente motor de 136 cv que le permiten llevar la etiqueta “0” emisiones en el parabrisas  y ser el rey de la ciudad.

Con tres modos de conducción, Eco, Normal y Sport. Empezando con el ECO, la potencia que desarrolla el motor es de 60 KW (82 cv)  con 180 Nm y nuestra sensación es que es el modo ideal para viajar. Una vez tenemos lanzado el Corsa E a nuestra velocidad crucero, pulsamos el botón ECO y es más que suficiente para circular de una forma económica que aumentará considerablemente nuestra autonomía.

En la ciudad, con más aceleraciones y frenadas y en la posición B de la caja de cambios que regenera mucha más energía, la posición lógica tal vez sea la normal. Ofrece un comportamiento muy lineal y parecido a un motor de explosión. Rinde 80 KW (casi 110 cv) y 220 Nm y si somos finos conduciendo es el ciclo en el que vamos a encontrar mayor autonomía, en gran medida debido a esas “regeneraciones” que vamos a tener con las frenadas y dejando de acelerar. No olvidemos que en la posición B el coche tiene muchísima mas retención a la hora de dejar de acelerar precisamente para ofrecer también, la máxima regeneración posible.

En la posición Sport, el comportamiento del Corsa cambia radicalmente. Son 100 kw (136 cv) y 260 Nm de par y las aceleraciones a la salida de los semáforos son impresionantes. Un pisotón al acelerador y con un silencio sepulcral nos manda hasta los 100 km/hora en poco más de 8 segundos. La verdad es que impresiona. Es un empuje que como le cojas el “gustillo” la cifra que aparece en el nivel de “reserva de watios” y kilómetros de autonomía va a bajar considerablemente. Pero claro, ¿A quien no le gusta de vez en cuando darse un placer?

La conclusión a la que se llega después de haber tenido la oportunidad de usarlo en todas las condiciones es muy clara: es tremendamente efectivo conociendo las limitaciones que tiene. Si con estas limitaciones cumple con nuestras necesidades de autonomía y posibilidades de recarga, el Corsa-e, será nuestro futuro coche.

You may also like...

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: